Noticias y eventos

Actualidad

Llegan los primeros buses del nuevo servicio del TIB

La nueva flota contará con 223 vehículos nuevos, la mayoría de gas natural y también eléctricos, sistemas de seguridad y anti-bacterias

Los dos primeros autobuses de la nueva flota TIB han llegado ya a Mallorca y a finales de este mes de julio se iniciará una prueba piloto con ellos cubriendo una línea de servicio durante todo el verano. La flota del nuevo sistema de buses interurbanos contará con un total de 223 vehículos, todos nuevos, de los cuales 216 funcionarán con combustibles alternativos al diésel, siendo 198 de gas natural y 18 de propulsión eléctrica. La previsión es que el nuevo sistema entre en funcionamiento a finales de año mientras este verano se hará la prueba piloto.
Los dos primeros vehículos que ha recibido el Consorcio de Transportes de Mallorca operarán la concesión Norte, adjudicada a Grupo Ruiz. Son dos unidades de piso semibajo, de 13 metros de longitud, con chasis del fabricante sueco Scania y carrocería de la empresa gallega Castrosua. Esta alianza empresarial fabricará la gran mayoría de autobuses de la nueva flota: en total, 186 unidades.
Estos autobuses, propulsados con gas natural comprimido, incorporan numerosas mejoras y tecnologías de última generación, entre otros:

  • Sistema Mobileye para la prevención de accidentes: cámaras inteligentes y sensores de visión que alertan al chófer y previenen de colisiones con otros vehículos, peatones o ciclistas, de salidas de carril, de pérdida de la distancia de seguridad con el vehículo precedente, etc.
  • 2 pantallas interiores de información al usuario.
  • 16 presas USB.
  • Wifi gratuito.
  • Sistema para el transporte de 2 bicicletas en el interior del bus.
  • Doble rampa eléctrica y manual para facilitar el acceso de sillas de ruedas y cochecitos de niños.
  • 3 cámaras de seguridad con video-grabación.
  • Mampara de seguridad antivandálica para proteger el conductor.
  • Sistema Alcoholock, que solo permite arrancar el bus si el conductor está por debajo del límite de alcohol permitido.
  • Desfibrilador en el interior del bus.
  • Sistema anti-bacterias que higieniza el aire en cabina.

Estos nuevos autobuses reducen la contaminación:

  • Reducción de las emisiones de CO₂ del 20%.
  • Reducción de los contaminantes que afectan a la salud de la población: Micro-partículas sólidas: 99%, NOx (óxidos de nitrógeno): 85%, SO2 (dióxido de azufre): 65%.
  • Reducción de revuelo y vibraciones en un 50%.


Nueva flota
De los 223 buses de la nueva flota, 216 funcionarán con combustibles alternativos al diésel: 198 serán de gas natural comprimido, y 18 de propulsión eléctrica (9 buses 100% eléctricos y 9 híbridos-eléctricos). Solo 7unidades serán microbuses diésel Euro VI.
La concesión Norte operará la línea suburbana Alcúdia-Can Picafort con 7 buses 100% eléctricos, y otros 2 harán el servicio Alcúdia–Alcanada en verano y Pòrtol–Estación Marratxí en invierno.
La concesión de Poniente utilizará 5 buses híbridos-eléctricos en la línea Santa Ponça–Cas Català, y la concesión de Levante dispondrá de 4 unidades de esta misma tipología en la línea Portocristo – Cala Bona.
La carga de combustible de los nuevos buses de GNC se hará en las gasineras que estarán en las cocheras de las nuevas empresas concesionarias, ubicadas en los polígonos industriales de Can na Lloreta (Alcúdia), Inca, su Tapia (Palma), Son Bugadelles (Calvià),Felanitx y Artà. Por su parte, el buses híbridos-eléctricos podrán hacer las cargas ultra-rápidas de electricidad en los pantógrafos que estarán ubicados en Santa Ponça y Cas Català (concesión Poniete) y Portocristo y Cala Bona (concesión Levante).

Más capacidad, mejor accesibilidad y más información
De forma global, la nueva flota TIB incrementará su capacidad de plazas, pasando a utilizar vehículos de 15 y 18 metros en las líneas de mayor demanda. Además, el Consorcio de Transportes de Mallorca dispondrá de información precisa de la ocupación de los buses en tiempo real, hecho que permitirá resolver con más inmediatez eventuales problemas de falta de plazas.
Todos los buses estarán adaptados para personas con movilidad reducida (con rampa o plataforma elevadora), y el 68% de las unidades serán de piso bajo o semibajo, con doble rampa eléctrica y manual para facilitar y garantizar todavía más el acceso de sillas de ruedas y cochecitos de niños. Por otro lado, se reforzará la señalización interior con pantallas y megafonía. El objetivo principal es que las personas con discapacidad visual o auditiva puedan conocer en todo momento la próxima parada del recorrido, así como otras informaciones relevantes del servicio.