Patrimonio | Itinerario turístico H305

Visita a la aldea de Biniagual desde Binissalem

¿Qué es?

La aldea de Biniagual tiene su origen en la época árabe, durante la cual era una pequeña alquería que se dedicaba fundamentalmente a la agricultura. Después de la conquista de Jaime I, fue dada al convento de Jonqueres de Cataluña, que introdujo el cultivo de olivos, vides y cereales.

Durante los siglos XVI-XVII, la aldea (de seis casas) quedó despoblada debido a una epidemia de peste. Los habitantes que volvieron empezaron a dedicarse a la ganadería, concretamente a la cría de ovejas y cerdos. También empezaron a trabajar la vid y los olivos. Con respecto a la vid, es importante recalcar que ésta se vio afectada por la filoxera a principios del siglo XX, lo que provocó un cambio en el modelo de explotación. Así, se pasó a los almendros, las higueras, las ovejas y los cerdos. El hecho de que la actividad fuera tan poco rentable derivó en la despoblación de la aldea, que aún a mediados del siglo XX se encontraba en ruinas.

A mediados de los años setenta, la aldea pasó a ser propiedad privada y objeto de reformas edificatorias, así como también de un proyecto de revitalización de las actividades agrícolas de su entorno. En la actualidad, el cultivo de la vid aglutina en torno a treinta y cuatro hectáreas.

Visita

Ayuntamiento:

C/ Concepció, 7. 07350 Binissalem (Mallorca)

Teléfono: +34 971 886 558

Correo electrónico: ajuntament@ajbinissalem.net

Página web: http://www.ajbinissalem.net/

Disponibilidad del transporte público

 Enero  Febrero  Marzo  Abril  Mayo  Junio  Julio  Agosto  Setiembre  Octubre  Noviembre  Diciembre
Lunes a viernes
Sábado
Domingo

Transporte público

Líneas que dan servicio a esta ruta Ida

Líneas que dan servicio a esta ruta Vuelta

Descripción detallada

Estación de Binissalem

De la estación de Binissalem, destaca un edificio de viajeros de dos plantas. En los primeros años fueron frecuentes las propuestas de construir cargadores industriales, aunque muchos no se llegaron a hacer.

El edificio de la estación sigue los cánones estéticos característicos de la línea viaria. Estos edificios se construían según un modelo de previsión de uso de la estación. Son obras con gran personalidad, muy diferentes a la arquitectura popular de aquellos años. Uno de los elementos que más los caracterizan son las tejas romanas, llanas y rojas. Estos edificios eran construcciones emblemáticas con las que la compañía quería mostrar su solvencia a los vecinos del pueblo.

En el tramo Palma-Inca los edificios fueron construidos con piedra, con fajas de piedra arenisca alrededor de puertas y ventanas y en las esquinas. Los elementos decorativos son de inspiración griega y están hechos de piedra arenisca; se concentran en las puertas, las ventanas y los voladizos.

Generalmente, las estaciones se construían fuera de la población para evitar que quedasen dentro de la trama urbana y para reducir los costes de expropiación.

En el conjunto de instalaciones de una estación, se pueden diferenciar los edificios de viajeros, los escusados, las cocheras, los depósitos de agua, las plataformas giratorias y un conjunto de casetas con funciones diversas.

Ruta rural hacia la aldea

Justo delante del edificio de la estación de Binissalem, hay que coger la calle Estació, en el primer cruce girar a la derecha por la calle Fang y en el siguiente cruce girar a la izquierda por la calle General Morante. Después continuamos recto por el paseo Born, la plaza de L'Església, la calle Concepció y la calle Bonaire hasta la carretera antigua de Inca (calle Conquistador). Veremos que ligeramente a mano izquierda hay un cruce con semáforos por donde atravesaremos la carretera y seguiremos los paneles que indican Biniagual. Circularemos por un camino fuera del pueblo que, después de pasar por debajo la autopista de Inca, nos conduce al núcleo de Biniagual, que está a unos cinco kilómetros.

Biniagual

Es una aldea con una larga historia. En la época musulmana, Biniagual era una alquería dedicada a la horticultura. Después de la reconquista y del posterior reparto, se sustituyó el sistema islámico de horticultura por olivos, vides y cereales. Biniagual se encuentra en el cruce de los antiguos caminos de Muro y de Binissalem a Sencelles. Mucha gente se alojaba en esta aldea en sus viajes por la isla. Este hecho implicó que durante el siglo XIX se instalase una casa cuartel de la Guardia Civil, edificio que aún se conserva. La vid fue fuente de riqueza durante el siglo XIX, pero la plaga de la filoxera acabó con el negocio. Esta circunstancia marcó el inicio del declive de Biniagual, que a mediados del siglo XX estaba prácticamente en ruinas. En 1968, el propietario actual compró la aldea, reactivó la agricultura y restauró las casas del pueblo. En estos momentos, vuelve a haber más de treinta y cuatro hectáreas de cultivo de vid.

* Algunos navegadores no imprimen las imágenes de fondo. Active esta opción en su navegador para conseguir una impresión óptima.