Patrimonio | Itinerario turístico H403

Museo arqueológico y poblado talayótico de Son Fornés (Montuïri)

¿Qué es?

El Museo Arqueológico de Son Fornés se encuentra en las instalaciones de un antiguo molino harinero del siglo XVIII conocido como el Molí des Fraret, que fue restaurado en 1999 y abierto al público en 2001.

Se trata de un museo monográfico, de titularidad pública, donde se pueden ver expuestos los hallazgos y los resultados más significativos de las excavaciones llevadas a cabo en el yacimiento de Son Fornés, ubicado a 2,5 kilómetros del núcleo urbano de Montuïri.

Museo y yacimiento se combinan para ofrecer al visitante un recorrido por más de 1.500 de años de historia, desde la época talayótica (900 antes de nuestra era) hasta el abandono del poblado entre los siglos I-II de nuestra era. Las últimas frecuentaciones son de cerca del 700 de nuestra era.

Visita

Horarios del museo:

Marzo-octubre: de lunes a viernes, de 10 a 17 h

Noviembre-febrero: de lunes a viernes, de 10 a 14 h

Precio:

Entrada normal: 3,5 € (menores 12 años gratis)

Entrada reducida: 2 € (estudiantes, pensionistas y parados)

Visita guiada (previa reserva): 4,5 € (mínimo 8 personas)

El último domingo de cada mes el museo está abierto de 10h a 14h de manera gratuita.

Ubicación:

Calle Emili Pou, s/n. 07230 Montuïri

Teléfono: +34 971 644 169

Correo electrónico: info@sonfornes.mallorca.museum

Página web del Museo Arqueológico de Son Fornés: www.sonfornes.mallorca.museum

Página web del Ayuntamiento de Montuïri: www.ajmontuiri.net

 

Disponibilidad del transporte público

 Enero  Febrero  Marzo  Abril  Mayo  Junio  Julio  Agosto  Setiembre  Octubre  Noviembre  Diciembre
Lunes a viernes
Sábado
Domingo

Transporte público

Descripción detallada

La mejor manera de conocer el Son Fornés prehistórico es empezar la visita por el Museo Arqueológico de Son Fornés, al que podemos llegar desde la parada de bus del TIB del Hostal de Montuïri o bien a pie (15 minutos) o bien con el bus de aportación que hace un recorrido por el pueblo (solo de lunes a viernes no festivos).

En sus salas expositivas y con el material multimedia podemos hacer un viaje en el tiempo, desde la época más característica de la prehistoria balear, la época talayótica, pasando por la época de los honderos (época posttalayótica) y acabando por la época clásica o romana. En el museo podemos observar los hallazgos más relevantes recuperados en el yacimiento desde que se iniciaron las primeras excavaciones en 1975, y adentrarnos, gracias a los paneles informativos, en la vida de las comunidades que habitaron Son Fornés durante el último milenio antes de nuestra era: cómo vivían, qué comían, a qué se dedicaban, cómo se organizaban, etc.

Al acabar la visita al museo, podemos completar la ruta visitando el poblado talayótico de Son Fornés, que se encuentra a unos 2,5 kilómetros del núcleo urbano de Montuïri. Una buena manera de ir es dando una paseo de unos 30 minutos por la carretera de interior Ma-3200. En este recorrido podemos apreciar el paisaje típico del llano o Pla de Mallorca, con campos de cultivo, paredes secas, norias y otros elementos etnológicos que nos permitirán conocer la esencia de la Mallorca interior.

Una vez que llegamos al yacimiento, podemos visitar los elementos arquitectónicos más importantes, que son explicados en paneles informativos en varios lugares del poblado.

Del yacimiento, hay que destacar los tres talayotes excavados, de los cuales el talayote 1 es el más grande conservado en Mallorca. También podemos visitar el barrio de casas donde la comunidad talayótica hacía su día a día.

Este poblado sufrió una destrucción a finales de la época talayótica y fue remodelado inmediatamente después, de esta manera empezó la ocupación posttalayótica (siglos VI-III antes de nuestra era). Es en este momento cuando se construyen diferentes estructuras de habitación así como dos santuarios en el centro del poblado, cuya utilización continuará hasta entrada la época clásica. De esta nueva época (siglo III antes de nuestra era y siglos I-II después de nuestra era), también podemos ver algunas estructuras de habitación. El poblado, sin embargo, fue gradualmente abandonado y frecuentado de forma esporádica durante los períodos bizantino e islámico, un hecho que se ha podido documentar gracias a hallazgos casuales.

Después del recorrido, se puede acabar la ruta con una visita al barrio antiguo de Montuïri, de gran valor histórico y en el que destaca la plaza Major con la iglesia de Sant Bartomeu (siglos XVI-XVII), o pasear hasta el barrio del molinar, donde hay una serie de molinos harineros que dibujan el emblemático perfil del pueblo.

* Algunos navegadores no imprimen las imágenes de fondo. Active esta opción en su navegador para conseguir una impresión óptima.