Senderismo | Itinerario turístico N102

Sant Elm - la Trapa y Parque Natural de sa Dragonera

¿Qué es?

Magnífica y espectacular excursión con unas maravillosas vistas panorámicas en las que surge lentamente la isla de Sa Dragonera. A su vez nos puede servir para repasar la historia de principios del siglo XIX.

Por la duración y por la zona en la que hay que trepar, el nivel de dificultad es medio. Personas que no están acostumbradas a hacer excursiones o niños pueden tener problemas, especialmente si la roca está mojada.

Visita

Precio y horarios:

Acceso libre y gratuito.

 

Duración aproximada: 3 horas, no incluye la visita a Sa Dragonera.

 

Ubicación y contacto:

Oficina de Información Turística de Sant Elm

Av. de Sant Jaume I, 28. 07159 Sant Elm

Teléfono: +34 971 239 205

Página web: www.andratx.cat

Correo electrónico: info-andratx@andratx.cat

Disponibilidad del transporte público

 Enero  Febrero  Marzo  Abril  Mayo  Junio  Julio  Agosto  Setiembre  Octubre  Noviembre  Diciembre
Lunes a viernes
Sábado
Domingo

Transporte público

Líneas que dan servicio a esta ruta Ida

Líneas que dan servicio a esta ruta Vuelta

Descripción detallada

Itinerario Sant Elm - la Trapa

Empezamos la marcha hacia la Trapa desde la parada de la plaza de Mossèn Sebastià Grau de Sant Elm cogiendo la avenida de la Trapa y optando por la ruta que nos ofrece las posibilidades más buenas, el camino de Sa Costa.

El primer tercio del camino discurre por terreno casi llano por un bosque típicamente mediterráneo y cotas bajas. La vegetación está formada, entre otras especies, por pino de Alepo, brezo, estepa, zarzaparrilla, romero, palmito, lentisco…, además de restos de árboles cultivados antiguamente, como algarrobos, olivos, almendros…

En realidad, recorremos parte del GR 221, aunque sin señalización oficial. No obstante, abunda la señalización espontánea con mojones, muy visibles, casi conos perfectos, especialmente en la zona baja, donde se cruzan multitud de senderos. Se tiene que poner atención en los cruces, sobre todo en un triple enlace donde tenemos que entrar desde el pinar y dejar el camino que gira hacia la derecha.

Poco después empieza la subida por una senda, después de otro cruce. Las panorámicas son cada vez mejores. A medida que avanzamos la subida es ya notable. Inmediatamente, hay una zona en la que hay que trepar que está señalizada y que implica cierto riesgo para los que no están acostumbrados.

Al acabar el tramo de trepa, se llega a un alto con una panorámica extraordinaria. Entonces se cambia de vertiente y aparece el valle de Sant Josep con la Trapa. Iniciamos la bajada y encontramos una barrera que hay que atravesar. Estamos entrando en la Trapa. La senda se convierte en un camino carretero que proviene de Sant Elm por la otra vertiente del cerro de En Salat y de la senda que baja de la zona del Puig de ses Basses, del cabo Fabioler i del collado de Sa Gramola. Esta última posibilidad recibe el nombre de camino del Coll de la Trapa.

Llegamos a la Trapa, monasterio que se fundó en el año 1812 como consecuencia del éxodo de los monjes franceses durante la Revolución Francesa de 1789. Diez años después el monasterio fue abandonó en aplicación de las leyes españolas que suprimían las órdenes monásticas.

El valle, en diez años, se transformó. De producirse solo carbón y cal, se pasó al cultivo de trigo, viñas, verduras, aceitunas y algarrobas. Llama la atención el conjunto de bancales que forman el valle y en los que se cultivaba lo necesario para vivir, además del sistema hidráulico para el regadío. Todo se hizo en diez años de principios del siglo XIX.

Hoy, la Trapa pertenece al Grup d’Ortinologia Balear, que la adquirió en el año 1980 por suscripción popular para impedir que fuera urbanizada.

La reconstrucción de la antigua Trapa se lleva a cabo muy lentamente con pequeñas aportaciones y el trabajo de voluntarios.

Destacan en el conjunto: el edificio antiguo, en reconstrucción; los bancales, auténticas obras de arte; las minas de conducción de agua; el molino de sangre, así llamado porque era movido por fuerza animal; la era… Se han sembrado especies arbóreas propias de la zona, incluidas encinas. Una especial importancia tiene la repoblación, ya que la zona ha sufrido grandes incendios.

Visitada la Trapa y contemplada Cala en Basset y su torre, difícilmente visible por la distancia, podemos iniciar el retorno por la vertiente este del cerro de En Salat, pasando previamente por el paso o collado de Ses Ànimes, que sirve para denominar esta vía de acceso. Se trata de una auténtica pista forestal. Dejamos a nuestra izquierda (NE) los puntales de la Trapa y de Es Forn que tan bien se divisaban desde el molino de sangre.

A media bajada hay una cueva-refugio llamada Cala Sanutges y que fue ocupada durante la dominación islámica.

Finalmente, encontramos varios cruces de caminos que nos llevarán a Sant Elm.

Durante todo el descenso se observa cómo la parte alta de las sierras ha perdido la vegetación arbórea debido a los incendios. La repoblación es particularmente difícil por la naturaleza rocosa del terreno, aunque no imposible.

Sa Dragonera

La isla de Sa Dragonera pertenece al Consejo Insular de Mallorca desde el año 1987, pero no fue hasta el 1995 en que el Gobierno de las Islas Baleares aprobó declararla parque natural.

Aunque el parque natural se llame Sa Dragonera, además de esta isla principal también forman parte del área protegida el islote Es Pantaleu, la isla Mitjana i Es Calafats, ya que el conjunto comparte unas condiciones medioambientales de gran valor por su magnífico estado de conservación natural.

Sa Dragonera es, geológicamente, la continuación de la sierra de Tramuntana mallorquina, pero la vegetación no es la misma porque está condicionada por las dimensiones de la isla, por la abrupta topografía y por la influencia del mar. Lo más común es la vegetación litoral en las zonas rocosas, los pequeños bosques de ribera y la garriga de acebuche y de romero, que es muy abundante.

En cuanto a la fauna del parque, su mismo nombre indica cuál es la más abundante, ya que Dragonera procede del catalán dragó, que significa ‘lagarto’. Los lagartos comunes junto con las lagartijas son los únicos reptiles conocidos en Sa Dragonera. En la isla no hubo mamíferos hasta la llegada del ser humano. Algunos se introdujeron intencionadamente para aprovecharlos y otros de manera accidental: conejos, cabras, ovejas, erizos y ratas.

La foca mediterránea era un mamífero autóctono habitual en la zona, pero desapareció; de hecho, quedan muy pocos ejemplares en el Mediterráneo. Los cetáceos que aún se pueden observar con cierta frecuencia son los delfines mulares y comunes.

Como suele pasar en los parques naturales de las zonas costeras, las aves son la fauna más habitual, numerosa y diversa. Sa Dragonera, Es Pantaleu y la Trapa fueron declaradas zona de especial protección para las aves (ZEPA). Las especies marinas más frecuentes son la pardela balear, el cormorán, la pardela cenicienta, la gaviota vulgar y la gaviota de Audouin. Entre las rapaces destaca el halcón de Eleanor, el cernícalo vulgar, el halcón común y el búho.

Más información:

Barcos desde Sant Elm:

La Margarita: +34 639 617 545

Bergantín: +34 627 966 264

Watertaxi: +34 638 779 001

* Algunos navegadores no imprimen las imágenes de fondo. Active esta opción en su navegador para conseguir una impresión óptima.