Senderismo | Itinerario turístico N104

Calvià - Son Font - Galilea

¿Qué es?

La excursión va por el camino que une los pueblos de Calvià y Galilea (Puigpunyent) pasando por la urbanización de Son Font. Se trata de un itinerario con vistas excelentes de la costa de Calvià y de la muela de S'Esclop y la montaña de Galatzó. A lo largo del recorrido podremos observar numerosos elementos etnográficos y una vegetación mediterránea típica. Asimismo, también podremos conocer la arquitectura tradicional y popular mallorquina presente en los pueblos de Calvià y Galilea.

La distancia total aproximada de la ruta es de 14,5 kilómetros, con un tiempo de recorrido de cerca de 4 horas y media (ida y vuelta).

Visita

Precio:

Acceso libre y gratuito.

Ubicación y contacto:

Ayuntamiento de Calvià (Información Turística)

Av. Pere Vaquer Ramis, 1. 07181 Magaluf, Calvià (Mallorca)

Teléfono: +34 971 131 126

Página web: www.visitcalvia.com

Correo electrónico: omtmagaluf@calvia.com

 

Disponibilidad del transporte público

 Enero  Febrero  Marzo  Abril  Mayo  Junio  Julio  Agosto  Setiembre  Octubre  Noviembre  Diciembre
Lunes a viernes
Sábado
Domingo

Transporte público

Líneas que dan servicio a esta ruta Ida

Líneas que dan servicio a esta ruta Vuelta

Descripción detallada

La excursión empieza en la parada del autobús a Calvià desde donde andamos en dirección este por la calle Major, señalizada «A Puigpunyent». Muy pronto giramos a la izquierda, por la calle Jaume III hasta el final, y después giramos a la derecha. Seguimos dejando atrás las casas del pueblo y continuamos por el camino ancho que gira hacia la izquierda y entra en el bosque. Después de 15 minutos de bordear una casa grande con pared en una curva pronunciada, veremos unos carteles que indican nuestra ruta de hoy, «A Galilea» y «A Puigpunyent». Aquí dejaremos el asfalto para coger el camino arenoso que hay a mano izquierda, al lado de la pared, e iniciaremos la subida por un valle llamado Vall Negra. Un poco más arriba iremos hacia la derecha por un camino más estrecho, señalizado, y poco después atravesaremos una valla de madera.

Pronto llegaremos a un lugar sin árboles y con un aljub. La palabra aljub (en castellano, aljibe) proviene del árabe. De hecho, cuando los árabes ocuparon la isla construyeron muchos de estos depósitos de agua, algunos de los cuales muy bien conservados incluso después de más de mil años. Este aljibe en particular antiguamente suministraba agua al pueblo de Calvià.

Continuamos subiendo una cuesta un poco más pronunciada que hasta ahora, pero bien señalizada. Enseguida tendremos las primeras vistas de la costa. Un poco después el sendero rocoso se eleva por un camino más ancho (45 minutos) donde encontraremos más señales: el aljibe de Es Pou Nou hacia la izquierda y Son Font-Galilea hacia la derecha. Un pequeño desvío hacia la izquierda nos llevará en pocos minutos al aljibe de Es Pou Nou, llamado también Font de la Vila, donde podremos descansar brevemente y tomar algo de refresco, además de examinar más de cerca estas extraordinarias construcciones árabes.

La ruta principal sigue a la derecha, atravesando después otra valla que nos llevará otra vez al asfalto. Vamos hacia arriba, giramos a la izquierda y continuamos después por el camino del Molí Fariner (molino harinero), que sigue subiendo. Más arriba, acaba juntándose con el camino de Son Font (1 hora), donde veremos más carteles. Nosotros debemos ir a la izquierda continuando hacia arriba entre las casas y residencias y con excelentes vistas panorámicas de la costa. A una hora y diez minutos, después de atravesar dos pilares, el camino de Son Font se convierte en el camino de Na Morruda.

Continuamos ahora sobre terreno llano. La cima redondeada de Na Bauçana aparece sobre el horizonte, parecida a un pan de azúcar, y la impresionante cima agreste del Galatzó (1.026 metros) se alza majestuosamente detrás de las casas del pueblo de Galilea. Dos carteles al lado de una ancha valla metálica nos indican la ruta. Ahora bajamos, atravesando paisajes diferentes de campos abiertos, con flores, árboles y vistas panorámicas. El camino está bien señalizado; pronto se estrecha y se adentra otra vez en un bosque. El terreno cambia continuamente y nos damos cuenta después, al ver el pueblo de Galilea mucho más cerca, que hemos dejado atrás el bosque para seguir por un camino elevado sobre pared seca que rodea el extremo de un barranco, entre rocas calcáreas, matas y arbustos. De cada vez más nos acercamos a Na Bauçana.

A una hora y quince minutos deberemos mantenernos en el camino estrecho de la derecha, hacia Galilea, ya que el de la izquierda, cerrado con una valla, es de propiedad privada. Cinco minutos más tarde llegaremos a un camino más ancho. Giraremos a la derecha y después a la izquierda por el camino arenoso que sube (el camino que sigue también es de propiedad privada).

Un horno de cal bastante bien conservado aparece a mano derecha. Seguimos subiendo por la vertiente de una montaña, y unos veinte minutos más arriba una especie de entrada nos conducirá hasta una pequeña pradera, justo bajo la cima; es un lugar muy bonito para un picnic.

Y ahora, ¡un último esfuerzo! Hay que seguir el camino que atraviesa el campo hasta que se convierte en un sendero estrecho, ¡y empieza la subida! El sendero rocoso sube la vertiente pronunciada en zigzag. La ruta está bien marcada, así que subiremos rápidamente y llegaremos a la cima rocosa (precaución siempre) de Na Bauçana en dos horas y veinte minutos. ¡Qué magnífica vista panorámica nos espera! Sentados cerca del mojón, podremos contemplar todo el paisaje que nos rodea, todos los lugares que ya hemos visitado, excursiones que ya hemos hecho y los lugares que nos quedan por visitar, y todo a vista de pájaro.

Después de bajar de la cima, continuaremos hasta el pueblo de Galilea, girando por el camino a mano derecha y haciendo los últimos metros por la carretera. 

* Algunos navegadores no imprimen las imágenes de fondo. Active esta opción en su navegador para conseguir una impresión óptima.