Senderismo | Itinerario turístico N303

Subida al castillo de Alaró

¿Qué es?

El castillo de Alaró es uno de los tres castillos roqueros de Mallorca que servían para la defensa y protección de los habitantes de los alrededores. Su situación estratégica, en la cima del Puig d’Alaró, garantizaba la detección precoz de asaltantes. Des de la cumbre se disfruta de una panorámica privilegiada de la llanura o Pla de Mallorca.

Visita

CASTILLO DE ALARÓ

Horario de visita:

Acceso libre y gratuito.

Precio:

Acceso libre y gratuito.

Ubicación y contacto:

Fundació Castell d’Alaró: plaza de la Vila, 17. 07340 Alaró

Página web: www.castellalaro.cat

Correo electrónico: presidentfundacio@castellalaro.cat

 

HOSPEDERÍA DEL CASTILLO DE ALARÓ

Reservas:

Correo electrónico: reserves@castellalaro.cat

Teléfono: +34 971 182 112, +34 971 940 503

Plazas: 30

Precios:

Tarifas (por persona)

Pernoctación (adultos): 12,00 €. Vigilias de festivo: 15,00 €

Pernoctación (<10 años): 6,00 €. Vigilias de festivo: 7,50 €

Dormir y desayuno (adultos): 15,50 €. Vigilias de festivo: 18,50 €

Dormir y desayuno (<10 años): 8,50 €. Vigilias de festivo: 9,50 €

Media pensión (adultos): 24,00 €. Vigilias de festivo: 25,00 €

Media pensión (<10 años): 14,00 €. Vigilias de festivo: 15,00 €

Disponibilidad del transporte público

 Enero  Febrero  Marzo  Abril  Mayo  Junio  Julio  Agosto  Setiembre  Octubre  Noviembre  Diciembre
Lunes a viernes
Sábado
Domingo

Transporte público

Descripción detallada

La dificultad de la excursión es baja. La ruta tiene una longitud aproximada de 10,6 kilómetros (ida y vuelta). La subida hasta la cumbre dura aproximadamente 1 hora y 45 minutos.

1. De camino hacia el Castillo

Empezamos el itinerario en la parada de autobús que hay en el centro de Alaró, concretamente en la calle de Joan Alcover, Escriptor, número 2. Desde este punto, hay que tomar la avenida de la Constitució en dirección al centro. Unos 150 metros después, se llega a un cruce donde solo se puede ir hacia la derecha o hacia la izquierda. Hay que girar a la derecha, por la calle de Can Ros, ir todo recto, enlazar con la calle del Pontarro y posteriormente tomar la calle de Solleric. Finalmente, se llega a la salida del pueblo. Unos 300 metros después, se llega al kilómetro 18,150 de la carretera Ma-2100 (Bunyola-Alaró), donde una señal nos indica el inicio de la ruta hasta el castillo.

Al principio la pista está asfaltada, pero debemos estar atentos porque la pista actual se cruza en diferentes puntos con el antiguo camino empedrado que subía hasta el castillo. Al haber superado la primera cuesta, que transcurre entre paredes de las primeras fincas lindantes con el camino, tendremos a la vista el Puig d’Alaró. Desde aquí ya nos hacemos una idea de lo inexpugnable que era. Lo rodean campos llanos de cultivo dedicados al almendral. Pronto, sin embargo, la pendiente del camino se empieza a hacer más pronunciada y las encinas le dan sombra y un aire misterioso. Desde aquí podemos ver cómo la vertiente es ya una pared vertical desnuda de vegetación. No hay que preocuparse, llegaremos a la cima siguiendo el sinuoso camino empedrado que cruza el encinar y se arrima a la pared hasta encontrar el único paso hacia el castillo.

2. El castillo de Alaró

La puerta de entrada es el único acceso al castillo a pie plano y es el primer elemento defensivo que se encontraban los atacantes. Está constituido por una contramuralla con portal medieval de arco de medio punto. A ambos lados del portal, podemos ver unas aberturas estrechas y alargadas que reciben el nombre de aspilleras. Hay tres en total, y tienen la anchura justa para que los defensores pudieran mirar al exterior y disparar sin peligro de ser heridos desde fuera.

Atravesamos el portal y seguimos accediendo por el camino empedrado hasta llegar a la segunda puerta: la torre del homenaje. La gente la conoce como el Constipador, porque en este punto corre el aire y después de la subida se llega sudoroso. El lado izquierdo de la torre se construyó aprovechando la peña natural. Sobre el portal de entrada, hay una especie de balcón, llamado matacán, que se utilizaba para vigilar y lanzar piedras y materiales ardientes a los atacantes cuando estos intentaban derribar la puerta.

Cruzamos la torre y nos encontramos en una explanada. A la izquierda, un sendero nos lleva a una línea de muralla con almenas que bordea el espolón oeste del monte. Siguiendo el acantilado, llegamos a una tercera torre con una ventana con vistas directas sobre las casas del Verger y con una aspillera en el lado sur. Desde aquí se disfrutaba de una posición defensiva y de vigilancia estratégica.

3. Escenario de batallas

El castillo de Alaró es uno de los tres castillos roqueros de Mallorca —los otros dos son el de Santueri (Felanitx) y el castillo del Rei (Pollença)— que se construyeron en lugares de difícil acceso, alejados de núcleos urbanos y elevados para que fueran buenos puntos de vigilancia. Su finalidad era servir de refugio para la población de los alrededores en momentos de peligro.

Seguro que este lugar ha sido escenario de batallas cruentas desde muy antiguo. Durante la conquista catalana, los musulmanes se refugiaron aquí.

4. Los alrededores del castillo

A la derecha hay una explanada donde aún son visibles los restos de un gran aljibe, con una balsa pequeña en el borde. Siguiendo el perímetro del aljibe, queda un paramento de muralla con almenas.

Dejamos la torre y continuamos la subida entre encinas hacia la hospedería, a la izquierda. A medida que subimos, tenemos una vista impresionante de los valles de Orient y de Solleric y de la sierra de Tramuntana. Pegada a la pared, crece la col de peña (Scabiosa cretica).

Pocos minutos después llegamos a la ermita de la Verge del Refugi y a la hospedería del castillo. Desde la hospedería sale un sendero en dirección sur que a los pocos minutos se bifurca. Si tomamos hacia la izquierda, nos lleva a los tres aljibes y a una balsa de recogida de agua pluvial. El agua era muy importante durante un asedio, ya que no se podía sobrevivir sin, y si se agotaba, suponía la rendición o la muerte. Si seguimos hacia la derecha, llegamos a la torre de mediodía o la Prisión de los Moros. La torre es de planta cuadrada y, como la torre del homenaje, también tiene almenas y aspilleras. Esta torre servía para defender la ladera sur del castillo.

5. De camino hacia Alaró

Para volver a Alaró hay que ir hacia la torre del homenaje y deshacer el camino de bajada. De vuelta, las vistas cambian y nos encontramos con el escenario de los campos de olivos justo a nuestros pies y con el Pla de Mallorca al fondo.

* Algunos navegadores no imprimen las imágenes de fondo. Active esta opción en su navegador para conseguir una impresión óptima.