Senderismo | Itinerario turístico N502

Litoral Llucmajor: s'Estalella (s'Estanyol) - Cala Pi (Vallgornera)

¿Qué es?

Esta excursión permite que el visitante disfrute de las calas y de los acantilados que caracterizan el litoral de Llucmajor. La ruta empieza en el pueblo costero de S'Estanyol y acaba en la zona residencial de Vallgornera. El paisaje, junto con la sensación de tranquilidad y de aislamiento, hace que esta excursión sea simplemente encantadora.

El tiempo de recorrido total es de unas dos horas, y la ruta discurre por terreno generalmente llano y es de dificultad baja, lo que la hace apta para toda la familia.

Visita

Precio:

Acceso libre y gratuito.

 

Ubicación y contacto:

Patronato de Turismo de Llucmajor

Pl. Espanya, 12. 07620 Llucmajor (Mallorca)

Teléfono: +34 971 66 91 62

Página web: www.visitllucmajor.com

Correo electrónico: turismo@llucmajor.org

 

Disponibilidad del transporte público

 Enero  Febrero  Marzo  Abril  Mayo  Junio  Julio  Agosto  Setiembre  Octubre  Noviembre  Diciembre
Lunes a viernes
Sábado
Domingo

Transporte público

Descripción detallada

La excursión empieza en S'Estanyol, cerca de la pequeña cala conocida como Es Racó de s'Arena. Caminamos hacia la calita pasando por el Club Nàutic de S'Estanyol y siguiendo un camino ancho y arenoso después del tramo asfaltado. A continuación, veremos un cartel informativo de Es Racó de s'Arena, una verdadera joya de cala, prácticamente desconocida por buena parte de los turistas. En verano, es un lugar idílico, tranquilo y alejado de las masas. En el período invernal presenta otra cara por su vulnerabilidad, ya que a menudo es absorbida por el mar porque se acumulan grandes cantidades de algas sobre lo que queda de playa. Es incluso posible que nos mojemos un poco para poder continuar la excursión.

Al llegar al otro lado de la cala, veremos unos cuantos caminos que suben la pendiente. Es aconsejable continuar por el camino más próximo al mar y llegar a un camino más ancho un poco más arriba, donde veremos señalizaciones que nos guiarán hacia el faro. Seguimos recto en la primera bifurcación y después giramos a la izquierda y pasamos por una casita. Poco después llegamos al faro de S'Estalella. A partir de este punto ya podemos disfrutar de unas maravillosas vistas. La isla de Cabrera parece más grande desde aquí, sobre un horizonte azul que se extiende delante de nosotros. De la misma manera, se puede observar una bonita panorámica desde S'Estanyol, la marina y el puerto hacia las playas de la Colònia de Sant Jordi, que se abre a nuestra izquierda. A la derecha, la costa virgen y rocosa de Llucmajor llega hasta los alejados acantilados de Cala Pi, el punto de llegada de nuestra excursión.

Desde el faro, seguiremos el sendero por zona rocosa, donde los arbustos y los pinos se inclinan hacia tierra firme esculpidos por los constantes vientos marinos. Desde aquí ya se puede divisar la torre de defensa de S'Estalella a medio de camino hacia Cala Pi. La ruta sigue, a lo largo de la costa y bordeando pequeñas calas y formaciones rocosas, lejos de todo vestigio de civilización moderna. Si hacemos la excursión durante el verano, podremos aprovechar para bañarnos en una de las calitas de la zona; si por contra es invierno, podremos observar cómo las olas rompen con fuerza contra el litoral.

Después de unos 25 minutos andando y de pasar por una casita escondida entre la vegetación, pasaremos por un hueco que hay en la pared de piedra y llegaremos poco después a la torre de defensa de S'Estalella, ubicada sobre una elevación rocosa. Esta torre fue construida en 1577 por el maestro de obras Simó Carrió, y está sobre una plataforma rocosa llamada el Serral des Corral, con una altitud de 6 metros sobre el nivel del mar. Este bastión del litoral disponía originalmente de una cámara principal rodeada de mazonería y una terraza. Había también un parapeto con cañoneras, que posteriormente se cerraron. La torre es cilíndrica en la parte superior y cónica en la inferior. La altura es de 9,2 metros, con un diámetro de 7,64 metros en la base y de 6,65 metros en la terraza. El Ayuntamiento de Llucmajor la restauró en 1984.

Dejando la torre atrás, continuamos por el camino bien marcado para seguir la ruta por la costa y subimos gradualmente. Los acantilados cada vez son más abruptos, llenos de cuevas y formaciones extrañas debido a la constante acción de las olas que rompen en la costa. En verano se puede observar un maravilloso contraste de colores entre el azul turquesa del mar y las tonalidades de la roca.

Más adelante pasamos por otra pared de piedra y continuamos ascendiendo en altitud de manera progresiva. Poco después el camino nos dirige hacia una valla, punto donde empieza la zona residencial de Vallgornera.  Hay unos escalones de roca en la pared a la izquierda, por si se quiere continuar hacia Cala Pi, aunque aún queda un buen tramo para llegar.

El regreso es por el mismo camino que hemos hecho para llegar. Nuevas panorámicas y perspectivas se pueden divisar mientras volvemos al punto de partida. Finalmente, llegamos a S'Estanyol, después de unas dos horas de excursión.

* Algunos navegadores no imprimen las imágenes de fondo. Active esta opción en su navegador para conseguir una impresión óptima.