Playas | Itinerario turístico P401

Cala Mesquida - Cala Torta - s'Arenalet d'Albarca

¿Qué es?

En esta ruta proponemos una bella excursión desde Cala Mesquida hasta S'Arenalet d'Albarca. Disfrutará de vistas sobre el litoral virgen de Capdepera y Artà, así como de las idílicas calas vírgenes que hay en esta zona costera. Si el día es bastante claro, verá Menorca durante la mayor parte del recorrido. Previa reserva, se podrá quedar a dormir en el refugio de Es Verger, situado al final de la excursión.

Visita

Horario de visita y precios:

Acceso libre y gratuito.

 

Ubicación y contacto:

Oficina de Información Turística de Cala Rajada

Av. Cala Agulla, 50, 07590, Capdepera

Teléfono: +34 971 819467 

Página web: www.ajcapdepera.net

Correo electrónico: turisme@ajcapdepera.net

 

Refugio de Es Verger

Teléfono de información y reservas: +34 971 17 76 52

Horario de atención: de lunes a viernes de 10 a 14 horas.

Disponibilidad del transporte público

 Enero  Febrero  Marzo  Abril  Mayo  Junio  Julio  Agosto  Setiembre  Octubre  Noviembre  Diciembre
Lunes a viernes
Sábado
Domingo

Transporte público

Descripción detallada

Punto de partida: Cala Mesquida

La excursión sale de Cala Mesquida, una pequeña población del municipio de Capdepera y a solo 8 kilómetros de Cala Rajada, importante centro turístico de la costa oriental de Mallorca.

Cala Mesquida fue declarada en 1991 área natural de especial interés. Constituye un amplio arenal, de grano fino y enclavado entre rocas bajas. Acaba en un sistema de dunas —destaca la duna de Es Munt Gros— poblado por lentisco y pinos. Su margen derecho, que llega hasta Cala Agulla pasando por el cabo de Es Freu, tiene una de las colonias más grandes de gaviotas y cormoranes del archipiélago balear, y está libre de edificaciones, mientras que en el lado izquierdo crece desde la década de los años setenta del siglo XX el núcleo turístico y residencial.

Los vientos de componente norte, nordeste y noroeste, que al soplar de mar a tierra provocan grandes olas que impiden alejarse de la orilla, más las corrientes del peligroso canal de Menorca, complican mucho el fondeo de embarcaciones sobre la arena a cinco metros de profundidad.

Las características morfológicas y de accesibilidad explican que se registre una afluencia alta de bañistas locales y turistas.

Primer tramo: Cala Mesquida-Cala Torta

El trayecto empieza en la parada de autobús. Desde este punto, hay que seguir recto hasta llegar al aparcamiento, donde se tiene que girar a la izquierda y seguir el camino asfaltado de subida. Pocos metros después, la calle asfaltada se convierte en un camino estrecho. La distancia del primer tramo es de 1,6 kilómetros. Durante el trayecto, se puede disfrutar de magníficas vistas de la costa y de la isla de Menorca. El segundo tramo es de bajada hasta el nivel del mar y llega a Cala Torta.

Cala Torta o Sa Duaia está a diez kilómetros de Artà y es la playa más grande de este municipio. Este bello arenal entre rocas bajas y montañas de tomillo, lentisco, muchos palmitos y escasos pinos procede de un entrante de mar no muy prominente que muere en un sistema de dunas.

Es un lugar excelente para el buceo, así como para el fondeo de embarcaciones, sobre arena a cinco metros de profundidad, en una maniobra que requiere la máxima atención. Es una playa que registra durante el verano una afluencia elevada de bañistas locales y turistas.

Por la disposición morfológica y la exposición a los vientos, se debe poner atención a las condiciones meteorológicas que desaconsejen el baño y el fondeo de embarcaciones.

Segundo tramo: Cala Torta - Cala Estreta

Después de parar en Cala Torta, hay que seguir un camino pedregoso, ligeramente elevado, en un trayecto de unos 700 metros. Pronto se llega a Cala Mitjana, caracterizada por su tranquilidad, la belleza de su entorno natural y su estado virgen. Es un arenal de grano fino, salpicado de cardos, lechetrezna y sabinas. Esta manga de mar se adentra muy poco hacia el interior, lo cual provoca que la playa esté expuesta a vientos del norte, nordeste y noroeste. La cala está flanqueada por rocas bajas. El margen derecho se caracteriza por tener montañas rasas con poca vegetación, mientras que a la izquierda se entrevé un pinar frondoso y extenso. Esta escasa vegetación se ha visto reducida por los incendios forestales. En la parte posterior, el sistema de dunas se acumula y se desplaza cientos de metros hasta las vertientes de los cerros próximos. Sus características hacen que el baño se pueda convertir en una acción peligrosa según la meteorología.

Una vez que se atraviesa esta cala, se encuentra un camino ancho asfaltado. Al haber recorrido 300 metros, se llega a Cala Estreta, una pequeña playa de rocas de unos 40 metros de longitud y un ancho medio de 20 metros. Normalmente está poco ocupada por bañistas porque está relativamente aislada.

Tercer tramo: Cala Estreta - Cala Matzoc - torre de Es Matzoc

La distancia total del tramo es de aproximadamente 2.100 metros. Desde el otro lado de Cala Estreta, se tiene que seguir el camino de subida que hay cerca de la costa, entre las matas de camomila. El itinerario, durante prácticamente todo el tramo, transcurre por caminitos paralelos al litoral, a menudo marcados por hitos de piedras. Recorridos unos 1.400 metros se llega a Cala Matzoc. Toma su nombre de la torre de Es Matzoc (siglo XVIII), una atalaya de vigilancia y defensa de planta circular que se alza sobre el farallón de Albarca. Este pequeño arenal de grano fino, guijarros y grava, cubiertos de alga posidonia en la orilla, presenta en la parte posterior tártago, mata de sabina y pino costero; una costa alta y de acantilados intenta protegerla de los vientos.

Para bajar hasta la playa, se recomienda no seguir el sendero que sigue la orilla del mar, sino subir por el de la izquierda y evitar de esta manera la peligrosidad del corto tramo que pasa colgado de las rocas.

Al dejar a la espalda la cala, y después de recorrer unos 700 metros, se llega a la torre de Es Matzoc. Se emplaza sobre un acantilado (67 metros de altitud) y fue construida en 1751 fundamentalmente para vigilar el canal de Menorca con motivo de la ocupación británica de esta isla. Se trata de un edificio troncocónico de dos plantas y terraza y de aproximadamente 11 metros de altura. Se puede subir a la terraza, donde aún se conserva el cañón, por una escalera de caracol. Está catalogado como bien de interés cultural. Delante se ve el farallón de Albarca.

Cuarto tramo: Torre de Es Matzoc - playa de Sa Font Salada - S'Arenalet d'Albarca

Después de visitar la torre, se puede seguir por el sendero más próximo a la línea de costa o bien coger la pista principal, yendo alerta de no pasar de largo el sendero que, después de unos 300 metros, sale de la derecha hacia la mar. Como referencia, se puede prestar atención a un pino seco inclinado a la derecha y a unos hitos de piedras que hay a los lados del camino, que se debe seguir unos metros para salir del pinar. Al fondo se observa el cabo de Ferrutx. Después, hay que bajar hacia la costa rocosa, donde el camino continuará planeando en dirección a Es Saluar y Na Balladora, zonas bajas y rocosas que ofrecen vistas magníficas del canal de Menorca y del litoral de Artà. Hay que continuar después el camino de subida. En lo alto de esta subida, se llega a una cerca metálica con un portillo. Al fondo se observa el refugio de Es Verger, hacia donde hay que dirigirse.

Una vez que se ha pasado la cerca, el camino vuelve a ser de bajada por un sendero que planea sobre rocas. En el caso de haber temporal, la imagen de cómo las olas rompen en el litoral es espectacular.

Finalmente, se llega a la playa de Sa Font Salada, a una distancia de unos 1.900 metros de la torre de Es Matzoc. Esta playa constituye una profunda lengua de arena donde desemboca el torrente de Es Castellot. En efecto, los bañistas notan una temperatura más fría en el mar por el vertido de agua dulce desde dos fuentes. El torrente de Es Castellot ha motivado, además, que en este talud se acumule una arena dorada finísima y que el arenal llegué a los 150 metros. Es una lugar ideal para descansar y bañarse.

Al otro lado, pasada la playa, se coge una pista que se dirige hacia la playa de S'Arenalet d'Albarca, durante un trayecto de unos 700 metros, y que constituye el final del itinerario. La pista bordea la costa y pasa por al lado de unos tamariscos ideales para descansar una rato.

La playa de S'Arenal d'Albarca o de Es Verger se caracteriza por la belleza de su costa y su estado casi virgen. Forma parte de la posesión de Albarca. Es un enorme arenal blanco con una profusa presencia de lechetrezna marina y un montículo rocoso en la parte central. A su lado está el refugio de Es Verger, edificación donde se puede pernoctar previa reserva.

* Algunos navegadores no imprimen las imágenes de fondo. Active esta opción en su navegador para conseguir una impresión óptima.